12 d’abril 2007

La presencia

Box light


Con las palmas de sus suaves manos hacía el cielo, una junto a la otra formando la plataforma que albergaba la nada, se acercó a mi. Su mirada penetrante tenía la fuerza que le permitía mantenerla fija, inquiriendo la mía. Paralizado, así es como me quedé. Incluso cuando separó sus manos, las abrió y me abrazó, seguía sin poder moverme.

Ahora estoy aquí, sin ningún tipo de estigma visible para los que me rodean pero yo sé que ellos lo sienten. Desde aquel momento ya nada es igual, por suerte no puedo clasificarlo de peor pero tampoco me atrevo a decir que las cosas hayan mejorado sustancialmente.

A fecha de hoy no lo he vuelto a ver, a sentir u oler, pero tengo esa sensación interior que no puedo diferenciar de mi ser indicándome que mi sino es volver a encontrarlo. Una fuerza de necesidad o dependencia me dice que estaré entre sus brazos a corto o largo plazo, eso no me lo puedo plantear pero sé que así será.


6 comentaris:

  1. molt guapo el text pero sobretot la foto!

    una abraçada

    ResponElimina
  2. Quizás la seguirdad de que lo lograrás es el primer paso para todo, la confianza de que lo tendrás te hace ser más fuerte, y la espera no es tanta.

    ResponElimina
  3. Ei!!!, per fi aconseguisc entendre com funciona açò...

    El text maquíssim i la foto no coment.

    Ptons

    ResponElimina
  4. Emilio benvingut... a veure si et veig més per aquí i compartim una mica d'Alegria ;)

    jesus(of suburbia), era un texto totalmente ficticio, pero ahora me ha hecho qué pensar. Hoy un día melancólico y a la vez... de profundos planteamientos. Gracias.

    marin_a sempre intento buscar fotografies i mira... googlejant ;) Petons i abraçades ara que no puc dir la meva al teu flog ;)

    ResponElimina
  5. gregorio lopez14/4/07 11:46

    hola, si las fotos estan cojidas de la calle, estoy con un proyecto de fin de curso sobre mi Barcelona, y voy provando de todo. Gracias por la visita y por la mencion de mis fotos aqui.

    saludos

    ResponElimina
  6. yo también lo espero. Sé que vendra con su sonrisa espléndia, algunos chocolates y un mapa de manhattan que le mandé por correo. Sé que seré feliz.

    ResponElimina