12 de juny 2012

Capturar un beso



ICP Exercise 5 (Feb 2010), day 5, candidate photo 06 by Ed Yourdon




Capturant un sospir, todo empezó así. Una suave melodía de Joan Martorell para capturar un suspiro. Ese momento que te permite descargar la energía acumulada o deshacer ese nudo en el estómago. Pensaba en el hecho de capturar un beso, pero no uno cualquiera. Sabemos a qué me refiero, a ese momento que hemos vivido y que entre violines el cine ha repetido hasta la saciedad, pero que contrariamente nunca he llegado a capturar. He vivido el primer beso, unas cuantas veces, pero no lo he visto desde fuera como mero espectador. Quizás sea un momento que solo existe entre esas dos personas mientras una tela de invisibilidad los cubre no permitiéndonos su observación, porque lo importante no es el beso sino esos instantes previos que te conducen a él. Esa mezcla de torpeza y fuerza de atracción que se da en un punto del espacio-tiempo que de repente pierde toda coordenada y se queda suspendido en el aire, en tierra de nadie. Me gustaría captarlo, fotografiarlo, capturarlo, presenciarlo, observarlo, secuestrarlo, para después saborearlo a cámara lenta, como en las películas. A veces es tan sutil como poner la mejilla para recibir dos besos que acortan una mirada pero que no llegan a fundirse en uno, y entonces no queda más remedio que esperar a la siguiente ocasión. Hay trenes que no vuelven a pasar, pero otras veces te pones el anorak y esperas junto al raíl día tras día hasta que vuelva a pasar. Entonces quizás vayan a suceder esos dos besos castos pero la mejilla gire con un espasmo y se inicie ese largo primer beso, esa sensación. Entonces quizás esa mirada sutil se haga mucho más evidente y en acercarse aumente esa energía de atracción que finalmente como dos imanes de distinto signo los haga confluir en un único beso. Entonces quizás uno caiga sobre el otro y por la ley de Murphy acaben sumidos irremediablemente en un beso eterno. Entonces quizás uno ronronee mientras va ascendiendo por el cuello y explorando acabe encontrando ese beso que se va deseando. Entonces quizás... hay tantas posibilidades de instantes previos al primer beso que lo queremos capturar pero tan solo podemos guardar en pequeños frascos aquellos que hemos sentido, aquellos en los que nos hemos visto transportados por la melodía de las miradas cercanas.


La sutilidad que nos pierde
en una humedad compartida
de dos carnes
de dos miradas
de dos pozos en el estómago.


6 comentaris:

  1. El primer beso, o los primeros besos, son un motivo más que suficiente para seguir tirando.
    Preciosa reflexión,
    Salut!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Hombre bienvenido de nuevo... sigues por aquí :)
      Pues sí nos hace seguir tirando, pero como esos momentos previos al primer beso no hay nada :)

      Suprimeix
  2. ah, besos professionals...

    (m'ha agradat la reflexió, hi ha qui besa sense "veure's" i qui et confon (o confons) amb un altre)

    coralet

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. A veure Coralet quan deixes cometnaris amb el teu usuari ;)

      Aquella mirada que poc a poc s'escurça, els ulls passen a ser un, els dos petons passen a ser un, el nas passa a ser un, ai no, que sempre n'és un ;)
      Besos professionals??

      Suprimeix
  3. ara és el moment, amb nocturnitat i traïdoria!

    (ah, besos professionals perquè m'ha fet pensar en una cosa que comentàvem l'altre dia :PP, no dic més per ací que em renyaràs!)

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Besos professionals... segueixo perduda... ja m'explicaràs... és que tinc memòria de peix.

      Suprimeix