30 de desembre 2014

Tres años de metamorfosis


Cap d'Any 2014 pel Canadà Pirinenc 
Natura i Aventura (30.12.2013-01.01.2014)

El último año, los dos últimos años, los últimos tres años. La vida da tumbos, tanto si tomamos decisiones como si hacemos dejadez de nuestras funciones.

Hace tres años estuve hibernando, picoteando, transformando relaciones, meditando, sin saberlo dándole forma a lo que pasaría hace dos años. La metamorfosis empezaba a andar sus primeros pasos. Hace dos años se dieron muchos cambios, la pérdida de libertad, la vuelta a la formación más formal, un amor de verano que con mucho dolor sigue doliendo y una profunda caída a los infiernos más profundos de mi pasado. Hoy precisamente hace un año que se empezaba a cristalizar la salida, un conjunto de acontecimientos se sucedieron. La transformación nunca se acaba, seguimos siendo crisálidas y adultos en potencia a la vez. De todas maneras, echando la mirada atrás puedo decir que efectivamente ese fin de año fue el que visiblemente desencadenó un sinfín de cambios que se estaban realizando y otros que estaban por venir. 

Este fin de año no habrá doce chupinazos que iluminen la oscura media noche del lago helado de refugio de Camporells, pero seguiré caminando. Aún quedan muchas cosas por hacer, tantas otras por arreglar, y esperemos que menos por padecer.


2 comentaris:

  1. Ya me gustaría a mí despedir y recibir el nuevo año así. En esto de las transformaciones, no me queda a mí muy claro que siempre se terminen, es muy difícil terminar algo que siempre está en continuo cambio. Lo importante es siempre seguir caminando, pero como en todo camino, las pausas son necesarias para descansar y reponer fuerzas.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Unas transformaciones van a caballo de otras, pero sí que es verdad que a veces hay grandes ciclos. Hace un par de días tuve una pesadilla, había decidido volver a Camporells pero no me dejaban pasar por casa a recoger las polainas. ¡Qué drama!

      Suprimeix