18 de març 2009

Sol de primavera


Curves by davidefoto


Puse todo mi empeño y expectativas en la futura llegada de la primavera. Era consciente que debía vivir un vencido y revuelto otoño. Sabía que padecería un frío y gris invierno. En definitiva, hay ciertos procesos que se deben llevar a cabo des del inicio hasta el final. Entonces llega ese día en el que escuchando un tenor cantando un tango que decía sol de primavera empiezan a encajar todas las piezas de tu dolorido cuerpo. Hay momentos vitales en los que la primavera se avanza y nos sorprende con un sol espléndido que tras cegarnos nos acaricia de forma aterciopelada. Un sol de primavera que afortunadamente llega antes del cambio de hora.


8 comentaris:

  1. El etranjero19/3/09 11:05

    no me hagas pensar al cambio de hora, por favor! Que cruel que es eso...

    ResponElimina
  2. ¡De nuevo por aquí El etranjero! ¿Porque es cruel lo del cambio de hora? Ahora me dirás que te pilla jet-lag... qué bonito cuando cambiemos la hora y al salir del trabajo aun queden algunos de rayos que aprovechar paseando.

    ResponElimina
  3. El etranjero19/3/09 14:29

    No es jet lag...Me asusta que alguien pueda cambiar la hora a su deseo...

    ResponElimina
  4. Bueno, el Universo sigue respirando de la misma manera, por mucho que nosotros queramos verlo por la izquierda, por la derecha o con un plátano en la cabeza. Sabré algún día quién eres...

    ResponElimina
  5. Echo la vista atrás, Alegría, y me acuerdo de todo eso que nos cuentas. En cierto modo hicimos un camino parecido, en paralelo. Ya hace un año de cuando la primavera ocupaba muchas líneas de lo que escribía. Yo este año no voy a hablar de primaveras. La primavera no va a ser mi metáfora de nada, pese a que voy a absorver cada pequeño rayo de su joven sol.
    Prefiero dejar a mi yo en un permanente "mutis", un mutis de actor comedido, y que las historias hablen por mi.
    Pero la primavera será, como siempre, un tiempo nuevo.
    Me ha gustado mucho tu texto, me ha llevado atrás, y ma ha hecho sonreír al pensar que, pese a todo -acuérdate, tantas cosas- el viaje continua.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  6. este año la primaVera nos trae sorpresas deliciosas, pompas de jabón, duendes alegres correteando por los pasillos y saltando en el balcón.
    Siiiii, una gran fiesta de primaVera...

    Besos y sueños primaverales.

    Dada & Vera

    ResponElimina
  7. Sé porque nos conocimos. Cada día escribes mejor, joder.

    Saludos primaverales. ¿Qué piñón gastas?

    Yo, que estuve federado en ciclismo de ruta sufriente y moliente.

    Besos.


    PD: Deberías quitar la comprobación de palabras para los comentarios. Creo que no es la primera vez que te lo digo: son un coñazo.

    ResponElimina
  8. jaumeduran, curioso, cada uno al otro lado del espejo. Efectivamente el camino continua, la vida también lo hace y no es necesario utilizar la primavera como ninguna metáfora de nada sino la vida en potencia. Ay, Jaume...

    amandine, un beso de flor de almendro para Vera y uno suave de nube para ti Dada. Gracias por volver, me das fuerzas!

    Sir Alsen Bert, eres el mejor... bueno, de los mejores, no sea que se me enfade alguien. Perdona pero el que escribe bien, con desgarro cáustico, eres tú. No me seas adulador, no es que escriba bien sino que la poesía de la vida me está sonriendo. Quizás me podrías dar clases y avanzaría más rápido, que no hago más que darme de bruces contra los muros, las paredes de obra vista y los suelos pedregosos.
    Erre que erre con lo del piñón ;) pues no sé qué decirte, el que va más fuerte, que así nos hace trabajar pero avanzamos más y llegamos antes.
    Mmmmm... al final conseguirás que quite lo de la comprobación de palabras, si lo quito... al primer spammer que se me cuele lo vuelvo a poner ;)

    ResponElimina