18 de maig 2010

Cuarenta y tres


Dónde? by EDQU

Hablaba de pasión, como si se tratara de una palabra recién creada. Se apasio- ...[150...193]... cisamente de un metro de ancho, sino omnipresente, una especie de mezcla de sudor y pachulí que parecía provenir de las máquinas.
Trópico de Cáncer de Henry Miller

Inacabado, un libro inacabado, descosido, despaginado,  en mis manos. Pretendo salvarlo, curarlo, consolarlo, pero esas cuarenta y tres páginas arrebatadas a golpe de goma caducada son difíciles de sustituir. Leer una nueva historia con un apasionadamente ficticio, relamido, sintético e insólito. Vivir las vidas de otros trasladando tus garabatos a los de una novela dulcemente dolorosa, jodidamente real sobre el papel, realmente ficticia en la práctica. Eres capaz de perderte media temporada de la soap opera de la historia sin perder un mínimo detalle de las historias pero no tienes el talento para ponerte a la altura de Henry Miller e intentar emularlo en esas cuarenta y tres páginas, sí, las que están camino de formar parte de un cartón prensado para embalaje. No, no entiendo como el cubo del papel para reciclar puede crecer e incluso reproducirse mientras ve pasar las páginas del calendario, pero es el momento en el que le requieres cuando el encargado sale de su hastío primaveral y decide tirar esas cuarenta y tres páginas. Qué mas da! Si total, somos capaces de... no recuerdo ya de qué somos capaces, pero seguro que era muy pero que muy malo.


7 comentaris:

  1. Capaces de....volver a llenar la papelera...

    ResponSuprimeix
  2. Somos capaces de tirar por la borda el trabajo que nos costó lo que ya nunca más tendremos. Y también, somos capaces, de volverlo a hacer.

    ResponSuprimeix
  3. @MBI, sí, jodidamente malos.
    @mikkonoss, rehacer con los recuerdos de lo hecho, nunca es lo mismo.

    ResponSuprimeix
  4. Claro, volver a hacer no necesariamente es rehacer Tal vez debí ponerlo así:
    "Somos capaces de tirar por la borda el trabajo que nos costó lo que ya nunca más tendremos. Y también, somos capaces, de volver a trabajar."

    ResponSuprimeix
  5. una novela que acaba sin terminar puede dar el comienzo de otra sin final, o el final lo pones cada dia que escribas y puede comenzar así:

    Ibamos caminando cuando él se paró mirando fijamente a un inmigrante robando la rueda de una bici, sin que le tiemble el pulso, la pone de nuevo en su lugar y se va con caminar retante, parsimonioso, como si no fuera con él esta hazaña, y los dos nos miramos con una sonrisa conspiradora ...

    :)

    ResponSuprimeix
  6. Podría ser un inicio... o una final ;)
    Bienvenido y gracias por pasarte ;)

    ResponSuprimeix