07 d’agost 2012

Cruce de vidas


Cruce de vidas by AlegriaDeLaHuerta


Los dos en un tren... aunque distinto, vaya descoordinación. Nuestras vías parecían paralelas en un mismo universo lo suficientemente grande como para no encontrarse en ninguna de nuestras vidas paralelas. La poesía y el misterio nos unió en una mezcla explosiva, su onda expansiva avanzaba a milímetro por día y nosotros ignorando todo lo que pasaba aquí dentro. La cadencia de nuestra serie de encuentros no seguía ninguna regla matemática. Momentos de aparición heurística llenos de euforia y rapidez hasta altas horas de la madrugada. No siempre fue así. No siempre será así. Despertarme a tu lado pensando en que un día mi vida junto a la tuya sería poesía, pero le diste un hachazo. Ese cruce de vidas de repente llegó a ser tan real que, no sé si por miedo o por destino, las vías volvieron a separarse. Tu sentencia fue tan contundente que sumida en la ambigüedad me has dejado. No sé si tiende de nuevo al paralelismo de vidas o si, irremediablemente, se separan cada vez más una de la otra. 

Desear un choque de trenes
para obtener el inicio de
nuestro punto de fuga.


2 comentaris:

  1. Si vas en tren y ves un manantial, no te puedes bajar a refrescarte.
    Cambia de vehículo.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. A veces trenes, a veces aviones, bicicletas o a pie... cada medio tiene su particularidad. Los manantiales son el punto de inicio de un riachuelo que discurre aguas abajo, seguiremos caminando ;)

      Suprimeix