20 de setembre 2006

Rumbo en la oscuridad



Sin rumbo
Sin rumbo me encuentro
Me encuentro sin rumbo en la vida
Como siempre sin rumbo

Una entrevista cortada
Delegación de funciones
Sin rumbo en el presente
Miedo al qué pasará
Desasosiego

Lo tienes todo y pierdes las ganas, prefieres la sensación de dolor que da el dejar atrás la senda y abrir otra propia entre la maleza.
El destino y la corriente me empuja.
Desvanecimiento.

Observo, reglas, parámetros, leyes
Esta vez como otras
Nada sigue una ruta lógica
¿Qué es lo que me mueve?
¿Qué es lo que me para?
¿Qué es lo que hace de todo esto una confusión?
Una maraña, una pelota, una niebla

Débil, debilidad
Sola, soledad
Oscuro, oscuridad

Autodestrucción

3 comentaris:

  1. Vaya, palabras muy gruesas ... autodestrucción ... en ocasiones las circunstancias que nos rodean nos precipitan a una caída en barrena hacia un oscuro pozo del que no alcanzamos a ver el fondo. Sin embargo, siempre existe un fondo, un punto desde el que comenzar la ascensión. No importa lo profundo que se encuentre. Cuando se alcanza hay que dar una fuerte patada y sólo pensar en subir ... Fénix se autodestruía cada quinientos años hasta quedar reducido a cenizas, y sin embargo, siempre podía alzar el vuelo de nuevo.

    No es tan grave perder momentáneamente el rumbo. Quizás sea hasta bueno. Mejor es quedar un tiempo al pairo, con la máquina parada, dejándose llevar por la corriente, que tomar una derrota que nos lleve directamente a los arrecifes. Quien sabe, si no nos preocupamos tanto por el antiguo rumbo, quizás podamos ver en el horizonte un nuevo faro que nos guíe.

    ResponSuprimeix
  2. me gusta mucho también este poema tuyo. sobre todo por lo que implica de contar cosas muy personales barnizadas con un toque de poesía, de literatura. mi pregunta es: fue una ligera capa de barniz o está recubierta por completo?

    yo también tengo un par de poemillas publicados en mi blog y van por el camino de ligeras capas de barniz

    besos

    ResponSuprimeix
  3. googleself, nunca había escrito un poema y de hecho quizás no era mi intención. Era un momento de desesperación en el cual no sabía como expresar lo que me estaba pasando, básicamente porque no sabía lo que me pasaba ... era una desazón que me recorría después de un cúmulo de circunstancias. Pensé que quizás escribirlo me ayudaría ... así que es una serie de ideas inconexas y conectadas a la vez. La verdad es que me quité un poco el peso de encima. Pero Garbuix apareció después de unos días ... mi interior no se había recuperado. Finalmente Mar regirat vuelve a la calma, pero ya sabes esa calma que es solo aparente. Sé que volverá a aparecer hasta que no lo resuelva.

    ResponSuprimeix