12 de novembre 2007

Prescindiendo del ahorro


¿Para qué hablar
si
no hay nada qué decir?


5 comentaris:

  1. Porque en ocasiones se hace necesario decir todo aquello de lo que no quieren que hablemos :D

    Una enorme abraçada enorme, Alegría.

    ResponSuprimeix
  2. Pero en esos casos sí hay mucho qué decir, el problema es cuando los demás creen que no vale la pena o la otra parte nos hace callar o distraer con otros menesteres. La cuestión es, ¿por qué reiterar lo mismo si se podría explicar todo de una manera más fácil y menos liada? Muchas veces pienso que hay un gasto excesivo de saliva en el mundo.

    ResponSuprimeix
  3. Pues gastemos, que con ella se transmiten amores, gérmenes y palabras...

    Y de paso, te vuelvo a enhebrar, que la inspiración resulta caprichosa contigo: # 308

    Una enorme abraçada enorme,

    ResponSuprimeix
  4. pues eso digo yo
    desde ayer que hice voto de silencio y estoy más feliz :)

    pero escribir vale eh!

    ResponSuprimeix
  5. azogue, muchísimas gracias por dedicarme tu microverso #308, tengo que reconocer que me halaga cuando lo haces. Realmente nunca cansa ni está de más gastar la saliva en transmitir amores, gérmenes y palabras... pero sí cansa cuando en otros tema el mensaje ya está dado y comprendido.

    Lo, estoy contigo, a veces va muy bien eso de cortar la conversación con el mundo durante unos minutos, horas o días. Se ven las cosas de otra manera se relativizan... se le da el verdadero sentido a la palabra y no se la vulgariza por nada. Besos.

    ResponSuprimeix