30 de maig 2008

Me quedo con las ganas


Siempre me quedo con las ganas de coger el papel del suelo, correr detrás de la persona que lo ha tirado al suelo para dárselo y decirle con cara ingenua que le devuelvo lo que se le ha caído...

Ayer noche, me he quedé con las ganas de entrar en un restaurante y decirle a la pareja que se habían dejado algo en medio de la calle. Un coche en el único carril de una calle estrecha. Ciertamente se habían dejado algo sin ningún miramiento: Giraron la calle, pararon, apagaron el coche, salieron y se metieron en el restaurante... mientras infringían las normas.
AlegriaDeLaHuerta


Web-álbum de fotos de coches mal aparcados en Valencia


6 comentaris:

  1. Yo ayer les dije a un grupo de "antisistema" se coló en el metro aprovechando que las puertas automáticas se abrían cuando yo salía. Protesté. ¿Respuesta? "Eres un pringaaaaao!"

    ResponSuprimeix
  2. Y qué rabia da cuando se te enganchan por detrás para entrar antes de que se cierren las puertas! Pero bueno, está claro que no somos suficientemente conscientes del hecho que pagamos unos impuestos para disponer de mobiliario público y servicios que no entendemos como nuestros, si fuéramos conscientes de esto seguro que lo trataríamos todo con más delicadeza. Si es que aunque cueste dos segundos más siempre sale a cuenta pensar las consecuencias que tendrán tus acciones en los demás. Todo sería más fácil.

    ResponSuprimeix
  3. Yo que tú hubiero hecho un puente en el coche y lo hubiera estrellado contra el restaurante. Así aprenderán :)

    ResponSuprimeix
  4. Además es que la calle obstruida era la mía... me voy a hacer ecoterrorista!!

    ResponSuprimeix
  5. Me acuerdo siempre de un pequeño artículo de Manuel Hidalgo que reflexionaba sobre la poca de educación de los que en teoría están más preparados, caso de molestar en cines, teatros, restaurantes, museos... Da mucha pena comprobarlo, también leerlo. Son las pequeñas cosas las que harían más fácil todo esto.

    ResponSuprimeix
  6. Tenemos muy poca consciencia de lo que nos rodea. Ayer en el mismo sitio aparcó un taxi, hoy en la parada del autobús un chica ha tirado sin ningún miramiento una tarjeta al suelo mientras me tiraba todo el humo de su cigarro en la cara. Dígale a Teo que hoy es un día triste :(

    ResponSuprimeix