30 de juliol 2009

Amor de verano (Susana Fortes)


[...] la regla número uno del oficio: no cruzar jamás la raya que separa la literatura y la vida. [...]
Susana Fortes (ElPaís, 10.VII.09)


El recorte de periódico cada vez está más sobado. Lo voy a tener que plastificar. Hoy lo he leído dos veces. El día que lo compré debí leerlo una veintena de veces, sería por el miedo a olvidar de recortarlo y con eso el hecho que la regla número uno también quedase en mi olvido. Un cuento magnífico el de Susana. Después de leerlo y releerlo, ya no sé el número total de veces, me asalta la duda de si es cierto el cuento o no, y con ello las ganas de saber a cual de sus libros se refiere. Cual fue el libro que aquel napolitano leyó reviviendo aquel verano londinense del 80, mi primer verano. Sea como fuere, no sé si seré capaz de ser fiel a este primer mandamiento. Debería serlo y no dejar que la literatura y su ficción me inunde. No conozco aun el método para hacer que las variables de un lado no pasen al otro de la fórmula, pues entonces pasan con signo negativo y eso no lo queremos. No lo queremos. Pero el lado de la literatura ahora mismo tiene tanta luz que por suerte es capaz de iluminar un poco la vida. Por qué no debería dejarle esa intromisión, por qué no. Pero claro deberé seguir llevando este recorte sobado en el bolso, en el libro, como punto de libro que me recuerde cada vez que hay límites que se deben respetar.


10 comentaris:

  1. Para no cruzar esa raya, primero debemos reconocerla. Y si tu no encontraste el método para pasar de un lado a otro las variables sin cambiar de signo, yo no he encontrado el método para reconocer la raya...

    ResponSuprimeix
  2. Gran recorte. Cuando se juega con la realidad, hay que tener mucho cuidado.

    ResponSuprimeix
  3. silencio?
    te lo diria simplemente con no decirte nada.
    esa palabra que aparece siempre antes decir de 10.000mil palabras y tambien al acabar de haberlas dicho todas.
    y aún en silencio se pueden decir tantas cosas.
    silencios angustiosos, de espera, silencios tensos, silencios melancolicos,silencios reprimidos,de rabia,silencios de calma, silencios que dicen mucho pero no dicen nada.
    donde a veces es mejor permanecer en ellos sin llegar ahogarnos ya que a lo mejor para suerte o desgracia alguien te puede llegar a escuchar..


    vaya, sin quererlo se me ha hecho una biblia..
    lo siento debi callarme
    un bso.

    ResponSuprimeix
  4. perdona por el de antes pero le di sin querer sin acabarlo y lo elimine.
    ;)

    ResponSuprimeix
  5. acaso los limites no stan para traspasarlos? ;)

    ResponSuprimeix
  6. El Etranjero30/7/09 22:09

    Aqui es todo comentari.
    Que verano. Confines.

    ResponSuprimeix
  7. mikkonoss, yo tampoco reconozco esa línea ni el signo igual... es como si un humo los cubriese y saltando jugásemos a las gomas.
    glog, más cuando es tu propia realidad...
    erick*, así que los silencios están llenos de matices. Gracias por dejar tu voz en la huerta, bienvenido! No te calles...
    Déjà vie pues quizás sí pero si alguien del ramo dice que no se deben traspasar. ¿Deberíamos hacer de la ficción vida? ¿o de la vida ficción?
    El Etranjero, los veranos es lo que tienen ;)

    ResponSuprimeix
  8. ... pues dentro de este libro no se vive tan mal.. hay poco espacio eso sí, pero con algún mueble y un poco de imaginación..

    ResponSuprimeix
  9. Estic d'acord amb la déjà vie: per què no podem traspassar-los? Poden anar on vulguem, sempre que tinguem clar que hem de tornar. I ja està! :)

    El perill, és clar, rau en qui traspassa sense saber el camí de tornada...

    ResponSuprimeix
  10. guitarboy, pues sí que no se vive tan mal... es por eso que me da miedo estar adentrándome en una vida repleta de literatura que nada tenga que ver con la realidad. ¿Qué muebles le pondrías? ...¿yendo al Ikea tendría suficiente?

    Núr, però es té tan clar que s'ha de tornar? Aquí estàs el tema, perquè potser t'hi endinses i ja perds la noció del que és realitat i el que és literatura.

    ResponSuprimeix