22 de juliol 2010

En la orilla


 Home made Bento by Kunchan


Aquellos días en los que preparaba una ensalada fresca y tú unos sándwiches, los envolvíamos con uno de tus furoshikis y paseando llegábamos a nuestro rincón favorito. Era como un sueño sacarse las sandalias y dejar que nuestros pies jugasen entre sí mientras el Sena nos espiaba por debajo. Entonces, no sé como te las ingeniabas para sacar de detrás de tu espalda unas pequeñas copas y un benjamín fresquísimo. Me sorprendías, siempre lo hacías. Sonrojada te miraba de reojo y no podía parar de sonreír, sabía que te fundías. El verano dura poco a las orillas del Sena, y menos la primavera, pero la aprovechábamos. Quién sabe, quizás un día podamos hacer algo parecido sobre un barco, a lo largo del Sena. Me sorprenderás de nuevo, pero esta vez con deseos susurrados por la espalda mientras me como un petit four. Tus besos en la nuca me derriten.


4 comentaris:

  1. Esta es la primera nota que Ilsa Lund le escribió a Rick, y que nunca le envió. "You must remember this, a kiss is still a kiss, a sigh is just a sigh. The fundamental things apply, as time goes by" Siempre nos quedará París.

    ResponSuprimeix
  2. A la orilla también me voy yo, llamémosle Marbella, qué hago doctorcita un mes sin lectura de la huerta. Hasta pronto.

    ResponSuprimeix
  3. Que bo, un bento remullat amb cava, o amb champagne de París... entre tot, fa olor de vacances, de relax, de descans...

    ResponSuprimeix
  4. Gràcies @Vicicle, ara ja ho puc dir.

    @Señor de la Suburbia, nunca me había dicho que fuera tan glamuroso. Este año me prometió conexión y ahora resulta que usted también se va... espero que vuelva, yo también le echaré de menos.

    @Tu, jo i l'Otis... mai més ben dit!!

    ResponSuprimeix