09 de juliol 2011

Todo a las negras


Abría los ojos al exterior y me veía en todos esos sitios, pero nunca pensaba en la oficinas cerradas ni en sus teclados sino en toda esa diversidad cultural y en la cantidad de cosas que se me ofrecerían. Fuera donde fuera, pero ahí fuera.
Pero después de todo este tiempo, revisito el texto y ya no sé qué queda de verdadero en todo aquello ni en todo esto. La esencia de la naturaleza desnaturalizada. Permanecer pasivos a lo que nos rodea para tan solo aspirar a ser un dulce espectador. No tomar partido, no haber llegado a apostar por uno mismo. Un cambio de rumbo sin cartas, sin astrolabios, sin unas indias a las que llegar.


Cap comentari:

Publica un comentari