14 de desembre 2014

Cerrar etapas


Suena bien la idea de cerrar etapas. Te descubres con una mano en la barbilla mirando la esquina de la habitación e imaginando cómo sería la sensación de ese momento de liberación. Es como imaginar el más allá, los humanos que viven en mundos paralelos, la ultimísima estrella en expansión, pero en realidad nada de todo eso existe. La puerta no cierra. La levedad de las nubes rosadas de repente se convierte en peso. De nuevo tienes sobre la espalda aquella mochila y cargas con todo lo que implica. Ese lastre de decisiones tomadas, de cosas sin hacer, de cosas no hechas por tener que hacer otras que tampoco haces, ese lastre de una vida que no avanza por la incapacidad de cerrar etapas.


Cap comentari:

Publica un comentari