09 de juliol 2008

Operación desTILAción


You're My Cup of Tea by ~kooshballinator


Me di a la tila, funcionó en su momento pero hoy he decidido desquitarme. Ahí estamos, intentando resistirme al canto de sirena de la tila. Por fin, he sonreído en una de las más eternas dos semanas que uno pueda vivir. De todas maneras no quemaré todas las bolsitas de tila, quién sabe si en dos o tres semanas empieza otra vez y debo recurrir a ellas. ¡Qué tranquilidad y paz vive mi alma!

Vas a un tienda de chinos, compras la última generación en recogedores de plegado automático pero al salir recuerdas que has olvidado mirar el precio de una silla. Vuelves y un hombre que en ese preciso instante también iba a entrar te cede generosamente el paso. Miras el precio de la silla, te das cuenta que es más cara que las que venden en Ikea y cuando te vuelves aquel hombre te pregunta si tienen armarios con cajones. Me lo quedo mirando con una cara de incredulidad a lo que responde: Ah, que no eres de aquí? Salgo corriendo de la tienda china y me pregunto: Alguna vez se ha visto un occidental trabajando en una tienda de chinos? La gente va muy despistada por la vida.

Ayer subí al terrado mientras el sol dejaba protagonismo total a un luna creciente. Siempre subo con mi frontal para tener las manos libres mientras tiendo la ropa. Una experiencia religiosa teniendo en cuenta que estoy rodeada de campanarios. La ciudad de Valencia siempre me ha parecido una ciudad iluminada de una forma excesiva, pomposa, barroca, derrochadora, insostenible. Lo constate ayer cuando bajo un cielo cubierto de nubes no tuve que encender mi frontal ya que toda la ciudad se reflejaba en las nubes y ellas lo de vuelta iluminaban la ciudad. Una experiencia cítrica lo de tender la ropa con cielo naranja.


2 comentaris:

  1. Vaja, jo que tenia pensat obrir un restaurant xinès en el poble, que no n'hi havia cap, potser hauria de replantejar-me l'estratègia

    Petons

    ResponSuprimeix