06 setembre 2011

Categorías


Custom House Square, Dunedin, between 1923-1928 by National Library NZ on The Commons


A las ocho abren las puertas, a las ocho y media la caja, a las ocho y cuarenta minutos estaba atando mi bicicleta frente a la sucursal del Barclays. Al entrar había un par de operarios que iban entrando sillas de oficina y dentro algún otro hablando con algún responsable de la sucursal, parecía que estaban haciendo cambio de mobiliario y reestructuración de la sucursal. El empleado de banca me pide que me siente para poder hacer el ingreso que le he dicho que tengo intención de hacer.

- Con el lío que tenéis aquí ya no sabía si estabáis abiertos o qué, hay tantos operarios que ya no sabía distinguir - comento para romper el hielo.
- Por suerte aún hay diferencias - sentencia el trabajador de la sucursal del Barclays.

Bueno, parece que para este hombre hay diferentes categorías de personas. Me he quedado boquiabierta, sin poder reaccionar. Eso sí, mientras los operarios traqueteaban el mobiliario él me hacía esperar más de diez minutos para hacer un ingreso. En efecto, hay diferentes tipos de personas.


4 comentaris:

  1. Es un problema de besugos, de diferentes besugos o categorías. Está el besugo fresco que es una delicia, el besugo en conserva -el bonito del norte- que te chupas los dedos -sobre todo con olivas rellenas y una cervecita- y el besugo con corbata que es tóxico. Muy tóxico. Creo que te tocó este último.

    ResponElimina
  2. Pues sí, tuve que llamar al Servicio de Información Toxicológica.

    ResponElimina
  3. Al principio, leyendo la descripción, pensaba que iba usted a atracar el banco. Todo muy estudiado, los horarios y la bici dispuesta para la huida. Viendo la respuesta de aquel operario (financiero), eso es l oque debió usted hacer.

    ResponElimina
  4. La verdad es que con la de movimiento que había por allí bien lo podría haber hecho. Aunque quizás me hubieran cazado, que debo ser de otra categoría.

    ResponElimina