02 de juny 2012

Lágrimas de sal


Llorar y que se sequen las lágrimas, por sí solas. Una película de lágrima que se descompone en pequeños cristalitos cuando frunzo el ceño. No has logrado hacerme sonreír después de esta lluvia, ésta vez no. No es culpa de nadie, simplemente que hoy no es día para sonreír, ni para rayos de sol, ni para confetis de cumpleaños. La sal de las lágrimas se funde con un sueño que sobreviene a este dolor de media tarde. La desazón que súbitamente se materializa y pesa como una roca en caída libre. Sin más me adentro en un sueño que no me lleva a ningún sitio, pero que me es tan necesario.


Las pinzas siguen ahí,
colgando.


Cap comentari:

Publica un comentari