11 gener 2015

Caminar amb els peus nus


He començat l'any sense agenda, la mateixa de l'any passat serveix com a llibreta on escriure pensaments que no vull que volin. Començo aquest meu nou any sense res escrit, com si el tornar a néixer en aquesta edat permetés que les pàgines fossin realment blanques. Em permeto fer les passes en allò que vull perquè la voluntat m'empeny, i res més no importa, hem vingut nus per a construir el nostre camí. Em prometo no donar cabuda a la fugida d'un passat que mai podrà ser canviat. Serà la tasca de crear una sendera en la que cada passa venci la ingravidesa de l'ara i que modeli un pes, que lluny de ser cada cop més mort, acabarà volant on només ell vulgui.

Només xiuxiueja'm, que ara és l'inici...

10 gener 2015

Asincronía


Acostumbrados a estrenar camas, dobles y de matrimonio, en hoteles y apartoteles, de casa y del extranjero.
~

Respiras con el ritmo pausado de un ángel que ya ha llegado a la cima de la culminación. La melodía de la música nos mece mientras duermes y me agazapo a tu lado. No es necesaria más mecha que tu calor para encenderme, dirigirme a aquella cueva que no llegamos a profanar y recorrerme.

~
...momento para la relajación después del éxtasis asíncrono.

02 gener 2015

Vidas ~ XII


Le da vueltas, infinitos círculos le separan del siguiente paso. No puede caminar, se siente terriblemente encajado en una iteración que no tiene manera de resolver. Debe encontrar la fotografía que imprimirán en su tarjeta de crédito. Aquel trozo de plástico que a modo de tarjeta de visita entregará en cada una de las compras que hará en los próximos cinco años. Piensa que un día por casualidad se la dará a un caza-talentos de la fotografía venido a menos. ¿Cuántas veces comprará en el supermercado en los próximos cinco años?


30 desembre 2014

Tres años de metamorfosis


Cap d'Any 2014 pel Canadà Pirinenc 
Natura i Aventura (30.12.2013-01.01.2014)

El último año, los dos últimos años, los últimos tres años. La vida da tumbos, tanto si tomamos decisiones como si hacemos dejadez de nuestras funciones.

Hace tres años estuve hibernando, picoteando, transformando relaciones, meditando, sin saberlo dándole forma a lo que pasaría hace dos años. La metamorfosis empezaba a andar sus primeros pasos. Hace dos años se dieron muchos cambios, la pérdida de libertad, la vuelta a la formación más formal, un amor de verano que con mucho dolor sigue doliendo y una profunda caída a los infiernos más profundos de mi pasado. Hoy precisamente hace un año que se empezaba a cristalizar la salida, un conjunto de acontecimientos se sucedieron. La transformación nunca se acaba, seguimos siendo crisálidas y adultos en potencia a la vez. De todas maneras, echando la mirada atrás puedo decir que efectivamente ese fin de año fue el que visiblemente desencadenó un sinfín de cambios que se estaban realizando y otros que estaban por venir. 

Este fin de año no habrá doce chupinazos que iluminen la oscura media noche del lago helado de refugio de Camporells, pero seguiré caminando. Aún quedan muchas cosas por hacer, tantas otras por arreglar, y esperemos que menos por padecer.


26 desembre 2014

Ya no queda espacio para el vacío


Un minuto treinta segundos es el tiempo que estaré observando cómo mi taza llena de agua da vueltas dentro del microondas.
Mientras, veo la taza girar. 
Mientras, reflexiono. 
Mientras, quedo hipnotizada.
No es normal, ahora ya no es común estar durante un minuto y treinta segundos sin la mente conectada en remoto a otras personas mediante el móvil. Hemos reducido el tiempo al aburrimiento, hemos cedido el espacio vacío ante el empuje de la plenitud. Siempre estamos recibiendo datos y emitiendo respuestas, pero ya no le queda espacio a la reflexión o al ensimismamiento.
El vacío como generador de plenitud ha perdido su utilidad.
El ensimismamiento como la reflexión han dejado de tener su papel en esta sociedad bañada en datos. Nos dejamos llevar por no querer pensar, y ahora que suenan los pitidos del minuto y treinta segundos imagino el último reducto humano de reflexión: sentado con los codos sobre las rodillas, las manos aguantando la barbilla, esperando a que fluya todo, cuerpo y mente.


14 desembre 2014

Cerrar etapas


Suena bien la idea de cerrar etapas. Te descubres con una mano en la barbilla mirando la esquina de la habitación e imaginando cómo sería la sensación de ese momento de liberación. Es como imaginar el más allá, los humanos que viven en mundos paralelos, la ultimísima estrella en expansión, pero en realidad nada de todo eso existe. La puerta no cierra. La levedad de las nubes rosadas de repente se convierte en peso. De nuevo tienes sobre la espalda aquella mochila y cargas con todo lo que implica. Ese lastre de decisiones tomadas, de cosas sin hacer, de cosas no hechas por tener que hacer otras que tampoco haces, ese lastre de una vida que no avanza por la incapacidad de cerrar etapas.


05 desembre 2014

Sistema de comunicación


Dicen que el idioma que usas por primera vez con alguien determinará vuestra relación en adelante. Empiezas a hablarle en castellano y nunca más podrás comunicarte en otra lengua con él.

Nos conocimos con la mirada
y ya no puedo cambiarlo,
no me salen las palabras,
solo la mirada.


30 novembre 2014

La immolació


De l'incapacitat d'estimar o acceptar ésser estimat. Buscar mil i una excuses per a no ésser tocat i esquinçat per enèsim cop. No entendre perquè les peces no encaixen. És així per un temps i, quan ja sembla una eternitat per un cor inalterable, aleshores salta. Per descuit és capaç de saltar al buit.


03 novembre 2014

Ser negació


No sentir quan s'ha de sentir. No sentir quan els altres diuen que has de sentir. No sentir quan suposadament has de sentir. No sentir quan no sents. No sentir pensant que mai més sentiràs. 

Sentir que no sents.

No sentir.

Sentir.

Sent.

S.


26 octubre 2014

El primero


Has vuelto y no entiendo muy bien el porqué. Me despiertas sin motivo alguno, bueno, claro, para ti sí que hay motivo, pero te digo que sigo sin entenderlo. Después de tantos años, después de tantas montañas, después de tantos  precipicios, apareces como por arte de magia. Me pides tus cosas, y yo no sé qué son tus cosas. No tengo nada tuyo, ya nada tuyo vive en mí. Tengo que recordar, estrujar mis neuronas para volver a un pasado que fue el primero y yace enterrado por el peso de otros, que mejores o peores, fueron otros. Te aseguro que sigo perpleja ante tu aparición y exigencias de un pasado del que ya no queda nada material, apenas alguna imagen pasajera que ante mi indiferencia se ha desvanecido. No pienso permitir que me hagas buscar en el baúl, ya no saldrá nada de lo que entró allí. Deberías empezar a salir por donde has entrado y meterme en tu baúl.