10 de desembre 2018

Pujo les escales que ja no existeixen



I

Pujo les escales que ja no existeixen, les de la casa dels meus avis. Els graons eren de diferents alçades i em feien pujar-les amb una mena de dansa harmònica que amb els anys es va quedar dintre meu. Anys després encara m'hi entrebanco, quan la dansa apresa intenta pujar uns graons que ja no existeixen. La irregularitat del passat topa amb la rigidesa meticulosa del present.

II

Aleshores entrava a la cuina i allà l'ambient era fosc i fresc. Només la llum entrava per un petit finestral que es trobava molt alt. La llum entrava i tenia forma, i jo jugava mirant aquella pols suspesa dibuixada en aquella poca llum que il·luminava l'hora de l'esmorzar.


02 de setembre 2018

Clústers



Si he de pensar en la meva infantesa se m'apareixen fotografies de les que surt el meu somriure, i del somriure vindria la rialla. Sons i moviments que ara em posen molt nerviosa i no sóc capaç de suportar. Tot allò que pertorba la quietud m'és aliè i no sé què ha passat per defugir allò que formava part de mi.

22 de juliol 2018

Esbós d'un personatge




És un home gran, d'edat i de físic. La seva perilla i la seva gran cara junt amb la seva panxa el fan imponent. La seva gestualitat és també imponent, intransigent i dèspota. La flexibilitat no creua pels seus llavis, ni se li veu als ulls cap reflex de candidesa ni comprensió. Sembla que està format de glaç negre i que només ell té la raó per sobre dels altres. El seu cos és inflexible, no mira a la cara, no es gira i el seu dit és acusador i sentenciador. Les reaccions que crea al seu voltant i allò que em remou per dintre fa veurem com en el meu mirall diari. La seva presència i allò que em provoca es fa insuportable. Entra dintre meu i em fa pensar com és possible que suporti una persona semblant en el meu dia a dia. 
El reflex del propi mirall.


04 d’abril 2018

Què està passant?


Passa que em sento atrapada en un món de decisions. Que estic en certa manera enfadada amb el meu dia a dia, però no utilitzo aquesta energia del cabreig per saltar a un altre estadi. La comoditat i la por al canvi em tenen atrapada. Ja fa un temps que sóc conscient del maltracte i assetjament laboral, però no em rebel·lo, no sóc capaç de fer-ne front amb la cara destapada. Sinó que se'm queden donant voltes pel cap les sensacions i les idees, sense aturar-se fins que s'acaben dipositant en el cor, l'estomac, l'esquena, i em sento encorbada, cada cop amb menys elasticitat física i mental. Tot això creant unes dinàmiques que cada cop són més difícils de desentortolligar, i m'atrapen.
Em quedo aturada.


30 d’abril 2017

Cagarse


La metáfora más real acontecida fue cagarme en las bragas sin haberlo notado. La prueba estaba ahí, al bajármelas. Fue aterrador. No controlar los esfínteres no era más que un reflejo de una vida descontrolada, por pura dejación de funciones todo había quedado diluido en las decisiones de los demás.


12 de febrer 2017

Dar el salto


Homme effectuant un saut por Ettiene Jules Marey

Y entonces das el día por terminado. Aún luce el sol, pero no sabes, no quieres, arreglarlo. Meterte en la cama y desear que sea otro día. Como si no se pudiera arreglar este, como si tuviéramos la certeza que llegaremos vivos al siguiente.

Es recurrente e interminable, esta sensación de que nada se acaba, hasta que se acabe la vida. Este peso que te reta cada amanecer, a ser tú o seguir la manada, a levantar la voz o maquillarte en camuflaje, a mudarte en la sencillez o seguir atrapado.

La pesadez del cuerpo y el pasado no te permite dar el salto. Solo puedes arrastrar la planta de los pies, quizás en la buena dirección.


02 de febrer 2017

Lo que me mata


Dicen que ahora los pobres ya no son tan solo los que viven en la calle, sino personas de a pie que trabajan pero que con su salario no son capaces de llegar a final de mes y tener una vida saludable. Los trabajadores pobres son una nueva clase en España, el rango laboral que más crece en España. Así estamos, que antes hacías más horas que un reloj, no se te pagaban esas horas y por lo pronto ni se te daban las gracias. Entonces llegan los recortes presupuestarios, la reducción de horas y la reducción de sueldo. Lejos queda aquella vez en la que tu otro jefe encontró un apaño de contrato hasta que llegase el siguiente, y se te caía el alma a los pies cada vez que veías el ingreso a final de mes, pero qué carai, eras joven, compartías piso, te ibas a comer el mundo y no eras consciente de mucho más. Pero es ahora, cuando te has independizado, porqué no es pedir mucho llegar a la cuarentena limpiando tu propia mierda, y entonces llega ese día en el que tus cálculos de un modesto refugio por un tercio de tu salario se desbarajusta del todo. Recortes presupuestarios, reducción de horas, reducción de salario y no te das cuenta hasta que llega la primera nómina. Principios de mes, has pagado el alquiler y la tarjeta de crédito, pero ya no te quedan más que cien euros para pagar el teléfono que acorta los miles de kilómetros a los que está tu pareja, la terapia para sobrellevar la toxicidad laboral y demás traumas, el transporte al trabajo, la electricidad de un invierno que ha revolucionado los precios, la comida y el respirar, ah no, perdón, que por respirar no cobran, aún. Y ahora sí, tienes más horas libres en las que no te sientes esclava, pero no puedes estar en casa porqué sino gastas luz y gas, y así empieza todo un declive que te mata, porqué lo que mata no es el alcohol o la obesidad, lo que te mata es la pobreza, lo que me mata es ser un trabajador pobre.


20 de novembre 2016

01 de novembre 2016

Aguantar


La crema de la primera teràpia. ADLH, XII.2013

Aguantar, aguantar, aguantar sense dir res, com si qui aguantés estoicament hagués de guanyar un premi. No és més que perdre la llum i morir.


16 d’octubre 2016

A punto de ver la luz


El balcón es verde, alguno días ha tenido tonalidades rojas y ahora se aproxima una época amarilla. Los pétalos de unos girasoles tardíos están a punto de ver la luz, antes lo hizo uno de los muchos gladiolos, y también la dalia doblemente. No cuento los claveles de la india que han sido un portento ni el dondiego de noche que desde que se recuperó del trasplante no ha parado de dar flores, unas veces blancas, otras fucsias, otras blancas y fucsias con sus diversos destellos, una sorpresa cada noche al salir al balcón. Pero lo que realmente me acaba llenando es ese momento que tengo la ensalada de tomate preparada, y salgo al balcón, me agacho y observo de cerca a la menta. Podría pensar que tiembla, pero creo que no, cuantas más hojas le saco más bonita se pone. Hojas grandes, lustrosas, verdes y con un gran aroma, que cortadas a trocitos me dan una gran satisfacción. El toque final de cualquier plato lo acabo poniendo yo, de mi balcón, de mis mimos diarios. 

El resultado que no estés aquí,
tu jardín rebosa de vitalidad,
mi balcón respira de gratitud.