05 de gener 2007

Heteropensaciones vol.3

Amsterdam city map (December 2006)

Más que heteropensaciones deberían llamarse heterosueños, a veces la mente va tan rápido que te permite volar y soñar múltiples cosas en una misma noche. Puede pasar que te cases con alguien de tu mismo género, que estés nerviosa porqué te ha salido un plan y recuerdes que estás hecha un oso, que se despeguen los frenos del manillar de tu bici en una pendiente pronunciada ...

Recuerdo un sueño de esos interesantes, de esos que te hacen pensar mientras te partes de risa de tu prodigiosa imaginación, de los secretos de la mente, de la relación de ideas. Creo que me sucedió la primera noche de mis vacaciones en Holanda el pasado mes de Diciembre. La situación empezaba en un congreso, no recuerdo la temática, pero había mucha gente en una sala bastante pequeña. Después íbamos a la comida, nos reuníamos en una mesa bastante larga y allí empiezo a hablar con Pocholo. Sí, lo siento, pero ese personajillo apareció por ahí en mi sueño y aun aluciné más con lo que pasó más tarde. Hablando con él me empezó a fascinar todo lo que explicaba, bastante diferente a lo que es en la telerealidad. Nos desmarcamos de la sobremesa y nos alejamos juntos mientras él me explicaba historias varias. Nos alejábamos, nos alejábamos, nos alejábamos ... hasta que paramos en un portal. Yo seguía fascinada, sin sentido. Repentinamente me sobresaltaba al llegar a mi mente que no podía dejar a mis amigos, otra vez no, esta vez no debía fallarles otra vez. Me disculpaba por mi pronta huida y él me emplazaba al cabo de un rato en su casa. Volvía al congreso. Todos estaban allí y me zambullía entre ellos hasta que empezaron a martillearme en las cabeza las frases de Pocholo diciéndome que me esperaba en su casa. Entonces cual ratoncillo corriendo hacia el flautista de Amelín me dirigí a mi flautista particular. Una vez allí volvía a caer en su melodía encantadora y hacía que me sintiese muy a gusto. Él sentado en una pequeña repisa del portal de una casa, tengo la sensación que era una de esas calles tranquilas por las que pasa el tranvía en Amsterdam. Entonces cuando Pocholo me quería acabar de encandilar y llevar a su casa ... pufff ... otra vez mi consciencia me decía que no podía hacer a mis amigos esto otra vez, no podía dejarlos solos. También mi consciencia me decía que no podía irme con un hombre teniendo en cuenta mi estado cavernícola interior. Con una excitación no sexual, sino de nerviosismo, se acabó el sueño.

Ya tomé mis propias conclusiones ... pero algunos cabos quedaron sueltos.

6 comentaris:

  1. ¡cielos! soñar con pocholo puede esconder una clave susceptible de desvelarnos la hora y el día del armagedón, del advenimiento de la bestia, de la llegada del juicio (el final, se sobreentiende. del otro andamos todos algo escasos).
    me he reído mucho con el relato de tu sueño pero me ha terminado generando una sensación indeleble de desasosiego.
    el vecino de la puerta de al lado.

    ResponSuprimeix
  2. Señora de la huerta, me preocupa usted, no se tomó la medicación esa noche. Pocholo? De entre todos los seres de la humanidad apareció Pocholo.

    En fin, como doctor suyo no sé qué recomendarle ni cómo interpretar su sueño. Me preocupa que sea pocholo, pero investigaré. A ver si un día va a soñar usted con sábanas bañadas en sangre y cuerpos descuartizados. Qué miedo tengo. Disfrute de los regalos!!

    ResponSuprimeix
  3. Al fet de somniar això, i que passés mentre eres a Amsterdam, només hi trobo una explicació raonable: Coffee Shop hahahaha Quan hi tornis a anar, val més que te n'allunyis ;-)

    ResponSuprimeix
  4. Voy a tener que explicarlo porque sino ... bueno no sé si voy a poder recuperar el pequeño prestigio que pudiera tener.

    A mi también me sorprendió que precisamente mi amor del sueño fuera Pocholo, pero todo cuadra. Resulta que unos meses antes de ir a Holanda de vacaciones vi un documental en LaSexta sobre Amsterdam que hizo el susodicho. El sueño lo tuve cuando estaba de vacaciones en Holanda.

    Ala, todos los cabos atados y bien atados.

    Ah, señor de la Suburbia, lo de las sábanas ensangrentadas ya lo viví y de hecho pensé que era su sangre. Ahora solo falta que aparezcan los cuerpos descuartizados ...

    ResponSuprimeix
  5. Algunos sueños son para flipar. La mayoría de los míos son así. Hoy mi hijo de seis año me ha sorprendido al despertarse contándome su sueño: he soñado que la mama tenía otro hijo, era pequeñito, simpático y también con gafas...
    Se empieza así y se acaba soñando con Pocholo. jajajajaja
    Un besillo.
    Perito en lunas (www.blogs.ya.com/despuesdelalluvia)

    ResponSuprimeix
  6. ja m'imaginava que tenia alguna relació amb el planeta finito del pocholo...llàstima que el vaig veure al tornar d'allí.

    ResponSuprimeix