05 de febrer 2008

Se ahogaba en el mar


Después de leer un relato corto con moraleja sobre la educación que dan hoy en día los padres a los hijos, lo puse en la pila de mis libros de lectura nocturna. Cogí el que justo tenía detrás, todo un tratado sobre la vida y lo que a uno le ha tocado ser. Llegué a una frase de tres líneas subrayada, en realidad era una pregunta que me disponía a pensar interiormente. Pero al ver que cada línea estaba flotando sobre la marejadilla del lápiz me vino una clara imagen a la mente, la imagen de quién me lo había dejado. Él había sido mi psicólogo y maestro particular durante mucho tiempo, hasta que la enfermedad física del ser adulto me sobrevino y tuve que emprender nuevos viajes lejos de él. Volví (y vuelvo) a su lado muy de vez en cuando, y este fue uno de sus últimos préstamos. Me advirtió que ya llegaría el momento de leerlo y no fue hasta hace un mes que sentí mi interior receptivo para este tipo de libros, de nuevo tenía una época mística y reflexiva. Volviendo a la frase, la leí por primera vez para mi pero después en una segunda lectura empecé a hacerlo en voz alta...
¿Pero un acontecimiento no es tanto más...
...y escuché tú voz acabando la frase mientras mi mirada sorprendida se ahogaba en el mar...
...significativo y privilegiado cuantas más casualidades sean necesarias para producirlo?


2 comentaris:

  1. Me ha gustado tu forma de recordar a tu maestro, eso habla muy bien de tí.

    Saludos.

    ResponSuprimeix
  2. TOROSALVAJE, muchas gracias por tu comentario. Pienso que habla bien de él, un gran amigo que considero todo un maestro. Por cierto, la frase de tres líneas que leía yo y alguien acabó en voz alta era del libro La insoportable levedad del ser de Milan Kundera.

    ResponSuprimeix