06 de setembre 2008

Rasante sobre mi cabeza


Almirante



Jazz de fondo mientras una pareja es casada por un espeleólogo. Un músico circense que intenta comerle los labios a una duende verde y roja. Titubeantes gotas se dan de bruces contra el suelo y pienso que quizás el otoño empieza a llamar a mi puerta tímidamente, me gusta que poco a poco asome su nariz de tonos cobrizos. La vida y la naturaleza nunca dejan de sorprendernos, estimulante. De nuevo mi flequillo ola de mar nubla mi visión pero con un aire nuevo miro hacia adelante. Un columpio de Amélie rasante sobre mi cabeza me hace tropezar con una pelota azul de goma inmensa y entre fresas sigo caminando sobre mis dedos meñique. Nunca sabes quién puede estar esperándote a la vuelta de la esquina, a veces un diseñador gráfico, otras un abogado roquero e incluso puede sorprenderme un escritor de historias terriblemente terroríficas. He visto un vestido rojo de cuello alto sosteniéndose solo frente la Alhambra del cual emanaban notas de música antigua. El pasado y el presente se entrelazan creando una fructífera atmósfera. Ahora sí, bajo la lluvia torrencial salgo a caminar, sentir las gotas tocando mi piel, el olor a tierra mojada llegando a mi estómago y el crepitar retumbando en mi cabeza.


13 comentaris:

  1. Rasante... Ojala mi cabeza fuera adoquín de carril bici para sentir la goma de tus pies rasantes.

    ResponSuprimeix
  2. Crei q los duendes no tenían sexo...
    Creo q hay esperanza en tus palabras, eso es lindo de ver después de tus ultimas entradas...

    ResponSuprimeix
  3. Ay, Mordisquitos, ya tienes idea para nuevo texto ecológicamente revolucionario ;)

    Peter Punk pues este sí tiene ;) Bueno, hay de todo en esta vida y solo he mirado en mi alrededor, nada más. El pan de cada día.

    ResponSuprimeix
  4. Bé, Alegría,bé! Sembla que el descans fa una mica d'efecte...

    ResponSuprimeix
  5. Que bien te veo, me gusta mucho como sientes.

    Besos.

    ResponSuprimeix
  6. Fa temps que no hi és al principi del blog... però les parences enganyen. Jaume, anem tirant que no és poc i bé, alguns minuts del dia també s'ha de viure.

    Torosalvaje, lo mismo que le decía a Jaume, hace tiempo una frase permanente tenía en mi huerta que decía las apariencias engañan. Pero me gusta que te guste como siento, solo miro a mi alrededor, interiorizo y transcribo. Tú también haces lo mismo.

    Gracias a todos por vuestras amables palabras.

    ResponSuprimeix
  7. Eso, eso, qué bien te vemos, niña.
    Tu esquizofrénico...

    Palabra que he de teclear para que puedas leer este comentario: cydwfile. Sin significado aún.

    ResponSuprimeix
  8. Blumm... mi esquizofrénico preferido número 300 y pico.

    ResponSuprimeix
  9. Moltes preguntes:
    - El espeléólogo, ¿estaba de guardia?
    - La duende, ¿era portuguesa no?
    - ¿En qué barrio vive que hay tierra bajo sus pies, y no adoquines, baches y asfalto?

    Vigili el constipal, per cert!

    B7s

    ResponSuprimeix
  10. PiltRafa... no pretenia crear tants dubtes. El espeleólogo no sé si estaba de guardia de espeleólogo o de casamentero. La duende, portuguesa ¿por qué? No es portuguesa. Vive en unos barrios repletas de huertas y carriles bici. ¿Constipado? pero qué constipado... no estic constipada. Ui, ui, ui... m'estàs fent ballar el cap noi ;)

    ResponSuprimeix
  11. Se nota que casi es otoño, bendita lluvia :)
    Pasaré por aquí más a menudo, tienes algo.

    ResponSuprimeix
  12. Diantres, m'has deixat bocabadat (en el millor sentit de la paraula).
    Vaig a imprimir-me aquest text i el penjaré al suro.

    ResponSuprimeix
  13. glog, pues sí... bendito otoño el que viene y nos inunda con sus hojas crujientes y su lluvia gris. ¿Qué tengo? Yo también te visito ;)

    Jeroni Maleuff, et recomano que el plastifiquis que sinó després la cantonada superior dreta es doblega ;) Tu també em sorprens cada dia.

    ResponSuprimeix