28 de maig 2009

Me encanta su espontaneidad!


Justo cuando parecía que se había ido giró sobre su pie izquierdo y corriendo menos de medio metro me plantó un beso en la mejilla.


4 comentaris:

  1. Esos besos robados saben a auténtica gloria. Apuesto a que te han caído unos cuantos...

    Un abrazo, Alegría.

    ResponSuprimeix
  2. Dédalus, de robado no tenía nada ;) Pues muchos no me han caído pero esté me sento muy bien por el hecho de ser beso y por el hecho de ser inespereado... y porque la necesidad de él. Oye, muchas gracias por pasarte por aquí, hacía tiempo que no sabía de ti.

    glog, sí, yo también me quedé así!

    elur, un altre per a tu de tornada ;)

    ResponSuprimeix