15 de juliol 2012

Putrefacción


No se puede querer más, y de tanto que se quiere se destruye. Se desintegra y se pudre, sin pensarlo. Se deja caer al paso del tiempo y repta sin mucho éxito, pues la brisa en contra le dibuja pequeños surcos ondulados sobre la espalda.

Al final quedan los huesos.


2 comentaris:

  1. Los huecos y el olor de la brisa. Hay que agarrarse al olor de la brisa...

    ResponElimina