04 d’octubre 2009

Cuando se retiran


No sé qué es lo que hicimos, quizás fue culpa de las tormentas de las últimas semanas o de la genial idea de tomar un baño en Octubre. Sea como fuere acabó siendo un día redondo, aunque una horchata con fartons le hubiera puesto la guinda al pastel. Uno se torció el pie, la otra se cargó la pasarela mientras le sangraba la rodilla y la otra hacía fotos a dos policías cuando intentaban ligar con ella sin saber que la comunicación sería nula, por suerte dos de nosotros salimos indemnes. Pero fue genial compartir esos momentos bajo los pinos, en el embarcadero, en el lago, en la albufera, en la carretera, en el mirador, en la arena. Miraba el puesto abandonado del socorrista, pero aunque el Sol ya nos estaba dejando aun hacía buena temperatura para desnudarse y pegarse un chapuzón. ¿El último del verano? El agua estaba marrón, revuelta, de aquí para allá, con tropezones en suspensión. Con las gafas a lo aviador me zambullí pero parecía nadar entre niebla contra viento furioso, pero en el agua, en el mar, en el océano. Saqué la cabeza para respirar y os vi a vosotros dos, entre ola y ola también respirabais. Movíais las cabezas, de lado. Parecía que estabais esquivando algo o alguien. Pero no me di cuenta hasta que un pequeño pez plano y plateado se chocó contra mi cogote.

Después del verano, llega el otoño, nos obligamos a olvidar el Sol y volvemos a nuestras vidas. Los peces recuperan el terreno perdido durante la época estival y saltan de alegría, aunque las gaviotas quizás se lo pasen mejor al tenerlos más a pico.


4 comentaris:

  1. ¿Un samaruc? ¿O un fartet? ¿Quedan aún después de los desastres poblacionales que se han hecho? ...y los abusos sobre la resiliencia del sistema...

    ResponSuprimeix
  2. Pues creo que no era ninguno de los dos, aunque tampoco creo que se hayan extinguido. En realidad los peces alegremente saltarines volaban en el mar y no en la albufera. De todas maneras, yo creo que estaban felices por tener de nuevo todo el mar y el aire para ellos, sin invasiones humanas.

    ResponSuprimeix
  3. Ai la xocolata amb fartons!!!
    Prompte vindrà la xocolata amb xurros!!!

    ResponSuprimeix
  4. O millor encara la xocolata amb bunyols!

    ResponSuprimeix