03 de gener 2010

No se oye nada


No se oye nada - una de las veces que más cercana al silencio he estado. El viento contra la chopera la hace hablar con esa delicadeza que gira sus hojas de terciopelo blanco. Entones una águila ha empezado a sobrevolar el cielo con esa danza de círculos entrelazados oteando un pueblo anestesiado por las horas del sol encaramado. No he debido ser suficientemente apetecible para ella, así que me dirijo hacia la casa para ver qué hay para comer.

en la era, 2.VIII.09


9 comentaris:

  1. No interrumpo el silencio, sólo en susurrooos.

    ResponSuprimeix
  2. Señor de la Suburbia, usted ya sabe que siempre me han hecho vibrar sus susurros. Feliz año!

    ResponSuprimeix
  3. Y ... ¿había?
    No, no me lo digas...
    fabada

    ResponSuprimeix
  4. Això és un extret del teu dietari?

    ResponSuprimeix
  5. Mira que si se te come el aguilucho...
    Bon any, Alegría

    ResponSuprimeix
  6. @Vinz... sí, i què no ho és?

    @jaumeduran... ui! Bon Any!

    ResponSuprimeix
  7. quizás el aguila buscaba algo no tan trascendente..

    ResponSuprimeix
  8. @erick*, si es que no nos ponemos de acuerdo ;)

    ResponSuprimeix