04 de setembre 2007

Minúsculo entre algodones


Se trataba de un hombre pequeño, aunque pensándolo mejor se trataba de una pequeñez que rozaba lo minúsculo. Lo veía todo desde su perspectiva, normal y cotidiana para él, minúscula y extraña para el resto. No entendía el vértigo pues él siempre se sentía pegado a la tierra, formando parte de ella. De pequeño (sí, había sido incluso más pequeño) tenía un peluche con forma de beluga, blanca y suave como la piel de un melocotón. Llegó un momento en el que le empezó a aburrir la beluga y prefería tener un gatito, o una estrella, o incluso a su madre entre sus brazos. La mayoría de las veces no podía ser, así que finalmente lo solucionó durmiendo entre muchos cojines y almohadas. De esta manera siempre tenía uno a mano para abrazarlo y acariciarlo mientras con los ojos cerrados imaginaba lo que quería que se reencarnase en la almohada que tenía entre sus brazos. A su edad aun duerme entre cojines de algodón que lo envuelven y lo suspenden en las largas horas de la noche. Una de las cosas que fascinaba de este hombre minúsculo era lo tremendamente minúsculos que se le ponían los ojos cuando volvía a su yo más infantil, aquel yo tan noble que se ponía rojo por cualquier cosa, que le hacía esconderse bajo su ala, que le producía una gran timidez cuando alguien se fijaba intensamente en él. Perseguía las ganas de sentirse como en casa en cualquier sitio al que fuera y eso hacía que le pusiera nombre a todo, incluso a aquel mosquito que no había manera que se hartase de tanta sangre que le robaba.
Ya no recuerdo como fue, de hecho es que hace tanto tiempo que nadie lo recordaría, pero sí que me quedó de la sensación que era uno de esos momentos en los que todo a tu alrededor se para y se queda mirando fijamente a ti. Me agaché y recogí una pequeña, por no decir un poco más que minúscula, caja que había al lado de una paletilla de jamón apoyada en el tronco de un árbol centenario. Me la metí en el bolsillo y corrí hasta que encontré un portal abierto por el que entré. Sentada en el suelo y sin parar de jadear me preguntaba el porqué de esas prisas y suavemente saqué la cajita de mi bolsillo. Allí estaba, el hombre minúsculo durmiendo silenciosamente sobre sus algodones. La cerré y la puse entre las palmas de mis manos de forma horizontal. Cuidadosamente la trasladé hasta que por fin llegué a casa y pasó a ser mi...


12 comentaris:

  1. Hermoso y muy tierno, tal vez podría formar parte de aquellos relatos surrealistas que escribías en homenaje a...

    ResponElimina
  2. ... sembrada ha estado, oiga. Más tierno que el pan de horno de leña recién hecho
    ;)

    ResponElimina
  3. LoveSick, ¿no sé donde has visto el surrealismo? Es un relato como la vida misma, o a caso nunca te has encontrado una paletilla de jamón bien curado junto a un árbol.

    LoveSick y Rafa, ¿cómo que tierno? No será que los que están tiernos son ustedes, que una sobredosis de pan de leche no es bueno. Coman hogaza del pueblo y ya verán.

    ResponElimina
  4. Adso de Melk9/9/07 00:46

    Un asco de texto. Lo peor que he leído en mi vida, y soy viejo.
    No, en serio, es bueno

    ResponElimina
  5. Gràcies per la teva visita, Adso de Melk. La veritat és que poria estar més treballat, però generalment quan tinc una idea l'escric i la publico. A voltes tinc l'idea sencera, a voltes tinc només una petit inici o moment del desenvolupament i a partir d'aquest començo a crear la història. A vegades no tenen sentit o bé no sé com a acabar-les :$

    ResponElimina
  6. "Cuidadosamente la trasladé hasta que por fin llegué a casa y pasó a ser mi..."

    mi... mi... mi...

    I ja està?
    Però quina mala llet que tens!

    ResponElimina
  7. ...blog.

    Una enorme abraçada enorme,

    ResponElimina
  8. Jejeje... oi que és divertit?? Ho sento azogue però no l'has encertat. Secretito, secretito... els punts suspensius són un recurs que m'agrada molt, aquest cop és que no tenia ni idea de com poder encaixar un bon final.

    ResponElimina
  9. Ei, un consell (no demanat): no comenti el seus trucs! Jo em pensava que els punts suspensius permetien al lector que acabés la història (encara ho fan), i ara confesa que és que no sap com fer-ho!
    ;)
    (Bon dilluns)

    ResponElimina
  10. Rafa, tens tota la raó... no sé perquè aquesta darrera setmana m'ha donat un atac de sinceritat. No et preocupis que no explicaré mai més el sentit real dels meus escrits, mai més. Però el que està clar és que els punts suspensius m'agraden molt, li donen pausa als textos, li donen bombolles d'oxigen, li donen la llibertat al lector per a imaginar i crear ;) Bona setmana!

    ResponElimina
  11. Lo siento, Alegría, es que mis versos minúsculos siempre duermen silenciosamente sobre sus algodones y mi parte racional (maldita sea) no ha podido dejar de establecer el paralelismo ;P

    Y comulgo contigo en el hecho de que lo mejor de los textos, como de la vida, radica en sus puntos suspensivos...

    Una enorme abraçada enorme,

    dedicated, llavors : # 287

    ResponElimina
  12. Moltíssimes gràcies pels teus punts suspensius. Què bonic veure els teus microversos i els meus punts suspensius juntets dormint entre cotonets.

    ResponElimina